AL FINALIZAR EL CURSO MIRAMOS HACIA ATRÁS

El curso ha dado a su fin. Además hoy es domingo y os quiero dejar una pequeña reflexión acompañada de una propuesta de acción.

 Es típico presentar ahora el balance del curso. Es costumbre volverse sobre los pasos dados para mirar hacia ellos con una actitud crítica y constructiva, con voluntad de mejora. Es el momento de la mirada atrás, de la reflexión, del tiempo para uno, de recordar lo que se hizo, para poder mejorarlo el curso que viene.

Cuando uno mira atrás, hace un ejercicio de memoria selectiva, elige determinados acontecimientos que, por algún motivo, su memoria guarda de manera selectiva. Bien porque fueron relevantes por su impacto en la vida de uno, bien porque fueron notables logros o notables fracasos, bien porque afectaron a alguien importante en la vida de uno… Lo cierto es que nuestra memoria elige unos momentos y desecha otros.

Esto no es malo. Todo lo contrario, nos ayuda a seleccionar para poder intervenir en las cosas que para nosotros son realmente importantes.

Así, la mirada sobre el pasado inmediato debe ser crítica. Debe tener un espíritu constructivo y una férrea voluntad de mejora. Para avanzar, igual que para mejorar, es necesario tener objetivos. Pero los objetivos sólo se pueden fijar si sabemos exactamente dónde estamos y qué camino nos queda por recorrer. Es necesario saber dónde estoy para fijar dónde quiero ir.

Tanto la mirada hacia atrás como la reflexión sobre lo hecho, debe ser personal. Es importante que nos centremos y sepamos evaluar lo hecho. Es este un ejercicio de silencio e introspección al que quizá no estemos acostumbrados ni familiarizados. Pero es muy importante.

Es casi vital recuperar el hábito del silencio elocuente. Ese silencio que nos habla desde dentro, que recoge llamadas que la vida nos hace en los acontecimientos y momentos vividos. En la gente, en los encuentros, en las circunstancias… tenemos llamadas personales listas para ser escuchadas. Sólo tenemos que agudizar el oído para poder oírlas.

Bueno… os dejo una pequeña tarea para esta semana o alguna de julio… responder a estas preguntas:

1. ¿Qué acontecimientos han sido importantes para mi este curso?

2. ¿Cuáles quiero seguir ejerciendo el curso que viene?

3. SI tuviera que cambiar algo de mi vida, ¿qué sería?

4. ¿Estoy a gusto con todas y cada una de las cosas que rodean mi vida? ¿Qué cambiaría?

Recordad: NO PODEMOS ELEGIR LO QUE NOS PASA (viene de fuera) PERO SÍ PODEMOS ELEGIR QUÉ HACEMOS ANTE LO QUE NOS PASA (nuestra acción y conducta).

Esta entrada fue publicada en Hausnarketak. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *