EL COLEGIO IBAIGANE CIERRA SUS PUERTAS

El Colegio Ibaigane cierra sus puertas (http://www.ibaiganeikastetxea.com/)

Con esta noticia hemos desayunado ayer. Una noticia que no parece preocupar, que no parece tener ningún impacto en nada, que no pasa nada.

Sin embargo, bajo mi punto de vista, pasa y mucho:

1. Pasa, en primer lugar, que se queda al descubierto una gran mentira del Gobierno Vasco, cuando afirma que el concierto que mantiene con los centros de enseñanza de la red concertada es suficiente para su sostenimiento. Mentira y de las gordas. Si fuera así, este centro no hubiera cerrado, ya que sus aulas estaban todas concertadas.

2. Cierra por una deuda de unos 800mil euros. ¿Por cuánto dinero se ha rescatado a los bancos? ¿No merece un rescate un colegio? Está cada vez más claro que la educación no es una prioridad en la gestión de este gobierno. La educación está más que olvidada en los sótanos de lo prescindible.

3. El Colegio Ibainage era un centro de marcada opción solidaria con las familias y alumnos más desfavorecidos de su entorno. Con su cierre queda al descubierto las verdaderas prioridades del gobierno, que se centran en el capital y no en las personas. Lo que cuenta es el dinero y no construir un mundo más solidario donde se priman a las personas sobre las cosas. Es un recordatorio más de que si no tienes dinero no eres nada en esta sociedad cada vez más capitalista y neoliberal.

4. Las familias y los alumnos se quedan ahora en una situación de indefensión y desinformación que genera el cierra… ¿dónde irán? ¿podrán afrontar los pagos que ahora se generan? ¿se romperá el grupo o no? ¿cómo se arreglarán las familias en su organización interna, en la nueva situación?

5. Se van a la calle unos 40 trabajadores, docentes y no docentes. Personas que han dedicado muchos esfuerzos, ilusiones, esperanzas, días desinteresados a hacer de esta sociedad un poco mejor de lo que es. ¿A quién le importa? Sólo importa el dinero, el capital, el beneficio…

Esta situación pone a las claras el perverso cambio de valores que está sufriendo nuestra sociedad. La inversión de los valores que verdaderamente merecen la pena por otros que sólo nos llevan al consumo desmedido, a valorar las cosas por encima de las personas, a anteponer lo económico a lo humano, a una sociedad insolidaria que juzga a las personas y a las situaciones por el “tanto tienes tanto vales”.

Esta entrada fue publicada en Aktualitatea, Hausnarketak, Hezkuntza. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *