EL PAPA Y SU RENUNCIA

Muchos han sido los que estos días me han preguntado, tanto dentro como fuera de clase, qué me parece que el Papa haya abdicado, que haya dimitido.
Mi respuesta ha sido, casi automática: me parece fenomenal.
La respuesta ha dejado a algunos perplejos y a otros les ha confirmado su opinión, pero más allá de eso, mi respuesta tiene detrás una clara argumentación.
El Papado no es un sacramento. En la Iglesia católica hay un sacramento del orden dentro del cual tenemos el diaconado, el presbiterado y el obispado. El Papa es el obispo de Roma. Ni más ni menos.
Es el sacramento el que es para siempre pero no los cargos. Uno no es para siempre párroco, coadjutor, arcipreste, presidente de la Conferencia Episcopal… ni siquiera nuncio o cardenal. El papado está dentro de este lote. No es un sacramento.
Por tanto debiera ser visto con naturalidad que el Papa pueda dejar su cargo si ve que no está en condiciones humanamente razonables para llevarlo a cabo.
¿Por qué no se ve con naturalidad? Bajo mi punto de vista existe una clara tensión entre las personas que tienen una visión sacralizada del papado (visión conservadora deudora del medievo) y las que ven en el papado una función de enorme responsabilidad (visión progresista).
Si entiendo que el Papa es casi un “semidios”, alguien sagrado al que incluso tocar reporta innumerables beneficios quasi milagrosos, entonces es claro que entenderé que no puede abdicar porque es intachable e infalible. Pero si entiendo que es un hombre con una enorme responsabilidad para dirigir la Iglesia, consciente de su cargo hasta las últimas consecuencias, llamado por Dios a desempeñar una tarea sin parangón, entonces podré entender que dimita de dicho cargo porque no se ve capaz (humana, espiritual o psíquicamente) de realizar la tarea encomendada.
Dejemos de idolatrar a hombres como si fueran dioses. Dios sólo hay uno y no es el Papa.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *