JESUCRISTO SUPERSTAR 3

Hay en la ópera-rock Jesucristo Superstar una canción sorprendente, cuyo mensaje central exclama que “todo ha sido un sueño”. ¿Y esto?

3. Todo ha sido un sueño:

Aconsejo, antes de seguir leyendo, oír la canción con calma.

Los acontecimientos en la vida de Jesús se precipitan hacia un claro final tormentoso y luctuoso.

Justo antes de la canción de Pedro y María Magdalena, “Todo ha sido un sueño”, canta Herodes (juicio de Herordes) burlándose de Jesús preso y lo manda a Pilato. Después, en la obra, canta Judas y muere atormentado por su traición y las terribles consecuencias de su acción.

Justo en este punto, tenemos la canción “Todo ha sido un sueño”. ¿Por qué?

Ante una situación de esta magnitud el alma humana sufre, se encoge, se rompe… a nadie le gusta vivir estas situaciones. La tentación recurrente suele ser no aceptar la realidad e intentar evadirse de ella. Es no tomar en serio nuestra finitud, nuestro ser temporal.

Bajo mi punto de vista, la canción “Todo ha sido un sueño” representa la idea de quien no pudiendo soportar la fuerza de la crueldad no quiere creerse que sea verdad, que sea real. Espera que todo haya sido un sueño, que al despertar por la mañana todo cambie por arte de magia. Que la realidad, al despertar, coincida con nuestras expectativas y deseos. Pero la realidad es tozuda. La realidad imprime su dictadura de los hecho y aterrizamos por las buenas o por las malas.

El sueño reparador, no cambia la realidad. Pero tiene el poder de recargar las ganas, las fuerzas, la motivación de las personas. Con estas fuerzas renovadas se puede ir tras los sueños que sí tienen el poder de cambiar la realidad si se trabaja por conseguirlos. Tienen, entonces, un cierto sentido utópico, un cierto sentido de horizonte a conseguir. Pero deben ser sueños lúcidos, en vigilia, motivados y anclados fuertemente en el principio de realidad.

Por tanto, se presenta el mundo onírico como escape de la realidad, al tiempo que se sugiere que hay que luchar por los sueños (proyectos) para transformar la realidad sangrante, sufriente, terrible… que llama a nuestras conciencias.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Esta entrada fue publicada en artea, Hausnarketak, Kristautasuna. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *