La lección de un niño de 6 años

¿Y si aprendiéramos a mirar al mundo como lo hace este niño? ¿Desde la inocencia, limpieza de corazón y compromiso de este niño?

Otro mundo es posible. Sólo hace falta querer cambiarlo y comprometerse con el cambio.

Esta entrada fue publicada en Giza eskubideak, Hausnarketak. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *