NIRE LIBURUAK: Juan Maria de la Mennais

Voy a comenzar una nueva serie de entradas que voy a titular “NIRE LIBURUAK”.

Como el propio nombre indica, voy a ir poniendo comentarios sobre libros que voy leyendo y haciendo sobre ellos una breve reseña con mis impresiones y comentarios sobre su contenido.

Estamos en un tiempo estival, donde el buen tiempo acompaña y las normalmente rutinarias actividades del día a día bajan de intensidad o se tornan más livianas.

En este contexto he empezado a leer el libro del Hermano Josu Fernández Olabarrieta sobre el fundador de los menesianos Juan María de la Mennais (http://www.lamennais.org/common/pdf/autres/jlm-biographie_es.pdf), “Juan María de la Mennais“.

Lo cierto es que me interpela mucho la vida de este sacerdote de la bretaña francesa del siglo XIX, que soñó la educación como el camino apto, mejor, más duradero para dotar a los jóvenes de un porvenir más cierto.

En un contexto post revolución francesa, en el que los más débiles, los niños, quedan a merced de la calle y sus hostilidades, Juan María siente la llamada de protegerlos, de dedicar su vida a salvaguardar a los más débiles utilizando la educación como medio fundamental y creyendo que sólo de ese modo puede uno hacerse más libre y más humano.

Fue capaz de perforar la realidad para descubrir en ella su sentido más hondo. Una mirada cargada de amor entrañable, de com-pasión enternecida.

¿No es este el objetivo de todo educador? ¿No es este el objetivo de toda educación?

Parto del convencimiento de que la única herramienta realmente eficaz para construir personas es la educación. Desde ese convencimiento creo que la educación es necesaria, no sólo necesaria, sino imprescindible en una sociedad que quiere conformarse con personas libres, críticas, más capaces y competentes, que construyan juntas una sociedad mejor, más humana, más fraterna, más solidaria.

Si por algún motivo la sociedad perdiera esta perspectiva, si creyera que hay otros caminos como la imposición o el adoctrinamiento, el retroceso humano no tardaría en llegar.

Sólo si nos atrevemos a soñar un mundo mejor las personas podremos, algún día, llegar a construirlo. Y seguro que la educación será la herramienta fundamental de construcción.

Esta entrada fue publicada en Nire liburuak. Guarda el enlace permanente.