Sobre el uso del smartphone

Los móviles hace mucho que han dejado de ser simples herramientas telefónicas. Son ya pequeños ordenadores con una capacidad increíble, y cada vez mayor, de realizar tareas múltiples.

Es por eso que, bajo mi punto de vista, en el debate sobre el uso de los smartphones hay que introducir dos elementos que creo esenciales:

  1. Formación
  2. Madurez personal

Para que se entienda mejor lo que quiero decir, voy a usar el ejemplo comparativo del coche. Hoy en día, tras los años transcurridos desde que se inventó el automóvil, a nadie se le ocurriría pensar que se puede conducir, en España, un coche antes de los 18 años y sin pasar por la autoescuela.

Vayamos ahora a los smartphones. Me parece que todavía es muy pronto y no hemos sido capaces de reflexionar sobre cuándo una persona tiene la madurez personal y psicológica necesaria para usar el smartphone (16, 18 años??) y qué formación debiera recibir antes para poder usarlos con responsabilidad, de manera sana y no adictiva.

Estos dos elementos, formación y madurez personal, que no se cuestionan en el caso del automóvil, creo que deben introducirse en el uso prudente del smartphone.

Cuando sale una herramienta nueva al mercado, toda la industria del sector se vuelca en la venta masiva del producto. Pero debemos ser los ciudadanos,-as los que tomemos cartas en el asunto y paremos la máquina mercantil en favor de los criterios humanos, de racionalidad, ponderación, reflexión, sensatez, salud y prudencia.

¿Tiene la suficiente madurez personal un niño o niña de 12 años para tener un smartphone y usarlo de manera absolutamente libre? ¿Qué se le ha enseñado a ese niño o niña que coge un smartphne por primera vez, sobre el uso de su terminal?

Creo que esto debe ser un debate urgente en la sociedad, que todavía no se ha hecho.

Los padres debemos tomar consciencia de esta realidad, y empezar a formarnos u criterio sano y lúcido, fundamentado, sobre este tema, que no se base sólo en lo que hacen los demás… “como lo tienen sus amigos, también se lo compro a mi hijo”.

Esta entrada fue publicada en Aktualitatea, Hausnarketak, Hezkuntza. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *