WONDER. Algunas reflexiones

 

Este fin de semana he ido al cine con la familia. Hemos visto Wonder (https://www.filmaffinity.com/es/film199669.html).

La trama: Un niño de 10 años, nacido con una deformidad facial que le ha obligado a ser operado 27 veces de cirugía, se esfuerza por encajar en su nuevo colegio.

Algunas reflexiones que me provoca:

  1. Es una película muy previsible, que encaja perfectamente en el sentimentalismo de Hollywood. Diseñada para provocar la emoción y el sentimentalismo fácil y lanzada en una época muy predispuesta a mensajes lacrimógenos y entrañables.

2. Los personajes son muy planos, sin demasiadas pretensiones.

3. La historia es muy lineal, sin sorpresas ni novedades.

4. Sin embargo tiene sus bondades: alejándose del fácil dramatismo de la historia del personaje principal, Auggie Pullman (con su deformidad en la cara), la cinta cuenta las historias de los personajes que le rodean. Es de destacar su visión de 360º.

5. No plantea personajes arquetípicos, en los que los buenos son buenísimos y los malos son malísimos. Todos ellos tienen ciertos matices, sobre todo en el caso del “malo”, el  matón que molesta reiteradamente a Auggie Pullman. Todas las personas son capaces de darse cuanta del mal cometido y arrepentirse de ello. Lo cual implica un cierto grado de sufrimiento en todas las personas, que la película llama a tener en cuenta al observar a las personas.

6. El film apuesta claramente, en el mundo de los comportamientos humanos, no por la verdad, sino por la bondad. Cosa que es de agradecer en este mundo occidental, donde demasiadas veces se antepone la “razón” al “corazón”.

7. Los personajes, sobre todo en el caso de Auggie Pullman y su hermana, se dan cuenta de que la manera de superar las propias dificultades es saliendo de sí mismo, para escuchar a los demás. En el mundo del crecimiento personal, sólo dando es como ganamos.

8. Queda patente el sacrificio de los padres, sobre todo el de la madre, por los hijos (en concreto por su hijo). En un mundo como el nuestro, en el que a la mínima dificultad se decide interrumpir el embarazo, en el que la belleza física es un claro canon de prestigio y éxito, son una familia que decide luchar por su hijo, con todas las consecuencias.

9. La historia da la oportunidad de reflexionar sobre la necesidad de darse cuenta de que las personas son mucho más que su apariencia. Sólo si nos adentramos más allá de la apariencia veremos realmente a las personas como son.

10. La cinta critica una sociedad cínica e hipócrita que hace discursos grandilocuentes con palabras carentes de contenido real, bajando a la realidad de las miradas inquisitoriales, de asco, repulsión y desprecio. Sólo si cambiamos esta realidad concreta haremos de nuestro entorno un mundo mejor, más fraterno, solidario, justo y pacífico.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Esta entrada fue publicada en Aktualitatea, artea, baloreak, Hausnarketak, Hezkuntza. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *